viernes, 31 de octubre de 2014

La gente que me gusta



Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, los que arriesgan lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos.

Me gusta la gente que con su energía, contagia. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos. Los que piensan y meditan internamente.

Me gusta la gente con personalidad, la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera

Me gusta la gente agradecida de estar viva, los que regalan sonrisas y ayudan sin esperar nada a cambio. Los que entienden que el mayor error es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor, que nunca deja de ser aniñada. La gente justa con su gente y consigo misma.

La sensibilidad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la felicidad, la confianza, el agradecimiento, los sueños, el arrepentimiento y el amor son cosas fundamentales para llamarse gente. Con gente como esta me comprometo para lo que sea. A estos les llamo mis amigos.

Este texto son fragmentos de La gente que me gusta de Mario Benedetti que he cortado, pegado y desordenado a mi antojo para hablar de mi gente. 

miércoles, 29 de octubre de 2014

Si vienes a Salamanca


Salamanca es la ciudad en la que he vivido durante estos años de universidad (y vivo) , donde he sido muy feliz. Estas son algunas ideas sobre que visitar, cuando venir, donde comer o como disfrutar más de la ciudad charra. No es lo mejor, simplemente es lo que más me gusta. Los favoritos de vidaenviernes.

La Ponti desde la Catedral

Buscando la rana

¿Qué ver?

Salamanca es una ciudad pequeña que se puede ver en un día, todo está relativamente cerca.

La Plaza Mayor es el centro de la ciudad, está presidida por el reloj (el lugar más mítico para quedar) y siempre está llena de gente. Con la llegada de la primavera se llena de estudiantes que disfrutan de los primeros rayos de sol y  de los primeros helados. 
Desde la Plaza Mayor y continuando por la Rua pasamos por la Casa de las Conchas y la Universidad Pontificia, llegando hasta la fachada de la Universidad donde está la famosa rana. Dice la leyenda que quien encuentra la rana tendrá buena suerte en los estudios. Mi consejo es que si vienes a Salamanca, estudies porque la rana está encima de una calavera y es imposible encontrarla.

Otro de los lugares más bonitos y famosos de la ciudad son las dos catedrales (que es una, porque están juntas), a sus pies está la Plaza de Anaya y esculpido sobre la roca un astronauta muy adelantado para su época. 
Cerca de la Catedral charra encontramos La Casa Lis y el Huerto de Calixto y Melibea. Desde allí puedes bajar al Puente Romano, mejor si está atardeciendo porque disfrutarás de una de las vistas más bonitas de la ciudad. Toma algo en La Pachamama si el tiempo lo permite y disfruta del reflejo de la Casa Lis y la Catedral sobre el río Tormes.

Otros de los imprescindibles de la ciudad son el Convento San Esteban y la Cueva de Salamanca donde cuenta la leyenda que daba clases el mismo diablo.

Cafetería de la Casa Lis

¿Dónde comer?

Si algo caracteriza a Salamanca es su carne y sus precios. Es ciudad universitaria por excelencia y los restaurantes lo saben, por tanto salir de tapas es realmente barato.
Alrededor de la Plaza existen muchos bares y restaurantes que ofrecen pincho y caña a un precio económico. Algunos de los más famosos son Bambú, Cervantes, Casa Paca y la jeta de Casa Vallejo.
Otras de las zonas más populares a la hora de comer o cenar es Van-Dyck donde suele haber muy buen ambiente los findes.

Si vienes a Salamanca debes probar los batidos de Mandala y el helado de tarta de queso del Novelty, tomar algo en el Tio vivo o en el Bar Erasmus por tener la decoración más original de la ciudad y pedir un café en el Take away mientras caminas por la Calle Compañía, la más bonita de la ciudad.

Take away

La ciudad es famosa por su Universidad y por la ambiente nocturno. Aunque la noche más conocida es La Nochevieja Universitaria en Salamanca siempre hay plan, puede ser una fiesta de facultad, un Beer pong, un bar abierto en Varillas, una capea o un concierto.

"Salamanca, que enhechiza a voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado." 

*Hace unos meses escribí sobre Si vienes a Pisa y sobre La ciudad de Pisa desde los ojos de un Erasmus, la que fue mi ciudad de acogida durante un año.


lunes, 27 de octubre de 2014

Un año en viernes



Ayer, veintiséis de Octubre vidaenviernes cumplió un año y me puse a pensar en todo lo bueno que ha ocurrido durante este tiempo, lo que he contado en el blog y lo que no. Abrir un blog te hace refrescar los recuerdos, a veces gusta releer lo escrito hace meses y volver a sentir la misma sensación que el día que lo viviste.
Hace tiempo leí: Escribe, no sabes cuando empezará a fallarte la memoria.

Al principio hice un blog como algo personal, una especie de diario online donde guardar las cosas buenas que estaba viviendo. Definitivamente Pisa marcó mi vida en muchos aspectos, vidaenviernes es uno de ellos.
Más tarde les conté a mis amigas más cercanas que tenían un blog, que podían leerme cuando me echaran de menos y después se lo conté a todo chichibirichi, abrí una página en Facebook y enlacé mi blog con mi cuenta de Instagram.

Y he de decir que este rinconcito en el que escribo lo único que me ha traído son cosas buenas. Gracias a ti que estás leyendo esto, al que alguna vez se ha metido por aquí a ver que digo. ¡Es tan gratificante!

Pequeños detalles que para mi son un mundo como que entre copas a las tantas de la mañana alguien se acerque a decirme que me lee siempre, que le gusta mucho mi blog, que cuando me presenten a alguien diga: ¡Eres videnviernes! O cuando mi madre me escribe: Muy bonito el blog… y tres palmadas de whatsapp que aplauden con ganas. Porque aunque me de corte en el momento me hace muchísima ilusión. Gracias.

viernes, 24 de octubre de 2014

Este finde, quizás


¡Por fin viernes! La semana se me ha hecho eterna pero llega el finde con su merecido descanso. Cuarenta y ocho horas para hacer todas las cosas que no tienen horario como leer sin pensar en que mañana tienes que madrugar, tomarte una copilla, ver pasar el tiempo enfrente del televisor, dormir sin despertador (y con una hora de más!!), pasarte la mañana en pijama, desayunar fuera de casa o salir a comer. No tengo planes demasiado especiales, lo se. Pero si muy deseados.


Voy a volver a ver Madrid, te comería a versos porque me ha parecido genial! Caminar por Madrid y encontrarte con una de estas pintadas te tiene que sacar una sonrisa de oreja a oreja. La misma que se me dibujo a mi cuando por casualidad me encontré con este post de Aubrey and Me con unas fotografías preciosas de Cinque terre o este otro que te da buenas razones por  las que ir a Italia y yo, que me lo creo todo, ya estoy buscando vuelos y desobedeciendo a Sabina quien canta que“…al lugar donde ha sido feliz no debieras tratar de volver”

Sabina es mi propia medicina para el alma. Con motivo de el decimoquinto aniversario del que es, sin lugar a duda, su mejor disco dará cuatro conciertos en Madrid y Barcelona el próximo mes de diciembre y yo no me lo podía perder. La voz de Sabina es la música que escuchaba de pequeña.
Los años fueron pasando, perdimos la cinta, hicieron una autovía Aguilar-Santander, dejé de marearme y crecí (Vaya si crecimos!) pero aquellos ratos ¡Qué hermosos eran!

También me dedicaré a escribir cosillas para el blog y a navegar por Internet donde no me canso de “descubrir” y todo se me antoja.
Durante esta semana conocí los bolsos de Squirrel y me parecieron monísimos para alegrar un poco el invierno. Para cualquier día que quieras arreglarte un poquillo y darle un poco de color.
Los anillos de Oui petit, las carcasas de Lucia Be, y los colgantes de Las cosas de Cocó que a parte de ser muy bonitos son baratos, eso se agradece y más a final de mes.

Quizás se me pongan los pelos de punta al leer a Iago Campa. O por fin sea este finde cuando de una vez por todas acabe de ver Homeland o empiece Cien años de Soledad.
Ojalá sea entonces cuando te convezca para ir a Londres y seguir una a una las recomendaciones de Berta Bernad u Oporto, por tres motivos: Está pendiente, más cerca y porque me encantó Lisboa.
Quizás me anime a cocinar alguno de estos platos o tal vez convenza a alguien para ir al cine. Quizás entonces empiece a organizar mejor mi tiempo y a aprovechar más. Parafraseando a Andrés Suárez: Tal vez te acuerdes de mi.

*¡Se me olvidaba! Si quieres levantar el ánimo y sentirte el rey del mambo puedes leer aquí. ¡Funciona!¡Está comprobado! Hizo tanta mella en mi compañera de piso que amenazó con cortarse tres cuartos la melena jeje. ¡Qué tengáis muy buen finde!

miércoles, 22 de octubre de 2014

El estilo de Blanca




Blanca Suárez no necesita presentación. Ocupa revistas, televisión y cartelera tanto por su vida profesional como sentimental.

En 2013 hizo un 7 días/ 7 looks para Vogue España que confieso haber intentado copiar en más de una ocasión. El pasado año empezó con un blog del que no soy una lectora muy fiel, pero visito de vez en cuando, sobre todo por sus looks de día llenos de camisas de cuadros, deportivas, vaqueros de cintura alta ( En una ocasión decía que los que mejor sientan los venden en Topshop) y chupas de cuero, prenda sobre la cual ha escrito varios post.

Cuida mucho los detalles y nos muestra manicuras, maquillajes y todo tipo de complementos como anillos, sombreros de fieltro, pendientes o gafas de sol a través de esa ventana que es instagram.



Me gusta Blanca por su sencillez, por un estilo desenfadado e imitado, por la naturalidad que desprende y porque comparte nombre con una de mis canciones favoritas.
Y tú ¿Dónde buscas inspiración a la hora de vestir?

*Hace un tiempo hablé sobre el parecido de Annie Hall y Clara Lago en el 7 días/7 looks que protagonizó. Más recientemente sobre el encanto francés de Jane Birkin y sobre mi estilo Este Otoño.


lunes, 20 de octubre de 2014

Un finde en Santander

Playa del Camello

Llevaba unos días flojos, un poco tristona, de color gris y más vaga de lo normal. Mis amigas tenían mucho que estudiar y decidí hacer maleta y pasar el finde en Santander, sin saber lo que me esperaba.

¡El verano no se había ido! Las playas estaban llenas y mucha gente aún mantenía un moreno propio del mes de Agosto, era yo la más blancucha de toda la ciudad aunque tampoco me quitó el sueño.
Santander con lluvia es bonita, con sol es preciosa.

Los Molinucos, la playa más pequeña de Santander

He comido bocata de tortilla en la Playa del Camello, después he leído La vida imaginaria (entretenido, sin más) mientras el sol me pegaba en la parte de atrás de las rodillas (no se muy bien como se llama) hasta quedarme dormida.

He paseado bordeando la costa hasta el Faro de Cabo Mayor, he tapeado en Cañadio. Un restaurante que me pone nerviosa por la variedad de pinchos que tiene en la barra. ¡Los probaría todos! y también me he bañado en la playa más pequeña de Santander.


He tomado un helado de Regma (los mejores de la ciudad) y me he manchado hasta el codo. He disfrutado de mi familia y mi madre se ha dejado engañar cuando la he comentado que "necesito" esta sudadera para recordar lo feliz que he sido en Italia.

Mango

Me he sentido afortunada y he vuelto con las pilas cargadas , con tupers de mi madre que es mejor, más cierto y menos cursi que lo de las pilas.

*Si tienes pensado visitar Santander haz caso a todo lo que dice El Guardián entre el centeno en este post, porque sabe mucho más y escribe mucho mejor. Hay dos personas que siempre tienen razón: El manual del buen vividor y una madre.


jueves, 16 de octubre de 2014

El síndrome del cuarto de vida


Después de ver este vídeo indagué un poco más y "descubrí" que realmente existe la crisis de los veintitantos, fue Abby Wilner quien acuñó este término por primera vez en 1997. 
El síndrome del cuarto de vida se caracteriza por sentir que uno no es suficientemente bueno, que no está preparado, por la inseguridad del futuro inmediato, por sentir que en ocasiones la vida no avanza...


Cuando llega el final de los estudios universitarios te sientes demasiado confuso ¿Y ahora qué?.¿Todo lo que he aprendido en estos años es insuficiente? Ahora necesito un máster y necesito experiencia. El mundo, en realidad, no es tan sencillo como hasta entonces creía, si no que es duro y competitivo.

Temo equivocarme, me pregunto ¿hacia donde quiero ir? pero luego me asusto al darme cuenta que ni siquiera se donde estoy ahora, me siento confusa. ¿Estoy aprovechando mi juventud? ¿Son estos los mejores años de mi vida? o ¿simplemente, me dejo llevar por la corriente que nos arrastra a todos? No quiero ser conformista, ni tampoco quiero ser mediocre.


La crisis de los veintitantos también se caracteriza por periodos de soledad o desilusión.

Eres el único dueño de todas tus decisiones. Hay consejos, claro que los hay (malos, buenos y mejores) pero siempre temes equivocarte. No existe mayor preso que el que duda entre varias puertas abiertas.
Ahora, nuestras decisiones tienen consecuencias que repercutirán en los años. Tú eres el único responsable de tus elecciones y a menudo te sientes solo aún estando rodeado de gente. Te das cuenta de que ya no eres el mismo, incluso, a veces, ni tu mismo te comprendes. Echas de menos ser niño, pero al fin de cuentas tu vida es la casa que tus padres amueblaron, pero donde solo vives tú.

martes, 14 de octubre de 2014

LISBOA

Lisboa es melancólica, nostálgica, romántica, turística y transitada. Viaja en tranvía, suena a fado y descansa sobre el Tajo.

Tranvía 28, el más antiguo del a ciudad

He tenido la suerte de pasar este finde largo en la capital portuguesa. He vuelto cansada y sin un duro, pero completamente enamorada de la ciudad.

DÍA 1
Amanece Lisboa a las ocho de la mañana cuando mi tren nocturno llega a la estación de Oriente donde desayuno café y un pastel de Belém e incluso la cafetería de la estación toma cierto encanto. Es el encanto que toman las cosas desde los ojos del turista.

Al poco me reúno con Sonia y cogemos un tren a Sintra de la cual Lonely Planet y minube nos han contado maravillas.
Palacio Nacional de Sintra

Sintra es una ciudad de cuento sobreexplotada por el turismo. Visitamos El Palacio Nacional, El Castelo dos Mouros y el Palacio da Pena. ¡Es una pasada! pero tuvimos que ver la ciudad a medias debido a que las entradas a los monumentos rondan los diez euros (14 € El Palacio da Pena y ningún descuento para estudiantes).


El otoño cubría los caminos de hojas, los bosques estaban preciosos y la ciudad escondía hortensias en cada esquina. Antes de regresar a Lisboa hicimos una parada en la famosa pastelería A Piriquita donde probamos los travesseiros y las queijadas, estas últimas estaban tremendas!!

DIA 2
Uno de los éxitos del viaje ha sido hacer el freetour desde la Plaza Luis de Camoes hasta la fotografiada Plaza del Comercio. De este modo no solo conocimos la ciudad si no entendimos el por qué de las cosas, descubrimos las historias que no cuentan las guías de viaje.
Plaza del Comercio

Más tarde conocimos los miradores de la Alfama. La Alfama es a Lisboa lo que Montmartre a París y Trastevere a la ciudad de Roma. Un lugar que invita a guardar el mapa y perderte entre sus callejuelas. Sin rumbo fijo y sin un horario marcado.
Desde Portas do Sol

Mirador Santa Luzía

Pasando por la Plaza del Comercio de camino al hostal nos encontramos con la Lisboa Fashion Week, un evento lleno de bloggers, revistas, regalos, modelos y gente guapa. Serendipity, las mejores cosas llegan por casualidad.

DIA 3
Con un poco de resaca nos fuimos en busca de LX Factory. Lo de en busca es literal porque estaba bien escondido. Habíamos oído hablar de esta zona en alguna revista y a través de alguna foto en instagram pero poco sabíamos de este lugar.
Es un barrio donde todo es bonito. Todo. Allí están las cafeterías con los mejores croissants, tiendas de ropa donde te lo comprarías todo, restaurantes donde familias ideales toman el brunch en platos monísimos… jeje ¡Una pasada! ¡De verdad!
El barrio está presidido por Ler Devagar, una librería espectacular que vende libros en portugués e inglés. Un lugar mágico.


Desayuné un café y un croissant que recordaré durante mucho tiempo!!

Leer es volar

*Otra librería mágica está en París (Shakespeare and Co), yo la conocí el pasado mes de Febrero.

Pasamos la tarde en Belém (lluvia, viento y frío incluidos). Los pasteis de nata que tomamos después nos hicieron olvidar que teníamos los pies mojados.

En nuestras salidas nocturnas por el Barrio (Alto) , donde había un ambientazo!, conocimos restaurantes como The Decadente ¡De revista!
 
The Decandente

*Otro de los éxitos del viaje fue coger un hostal en el Barrio Alto.

DIA 4
En nuestra última mañana en Lisboa paseamos sin rumbo fijo. Como ya teníamos los deberes hechos (ya habíamos visto los “imprescindibles”) descubrimos tiendas como Mini by Luna, la Chocolatería Equador o Luvaria Ulisses, donde Sira Quiroga compra los guantes durante su estancia en Lisboa.


Para despedirnos de la ciudad tomamos el último café en la famosa A Brasileira. Y fue así como dijimos adios a la ciudad de Pessoa, la ciudad de las buganvillas; los azulejos y el bacalao. El lugar donde fue posible hacer una revolución con flores.
Es aquí, en Lisboa donde la palabra saudade toma sentido “ Se puede echar de menos algo que aún no has perdido, se puede echar de menos Lisboa cuando aun no te has ido”



***Gracias a mis amigas por ser tan buenas compañeras de viaje! Y por compartir una escala de prioridades en la que está primero conseguir una entrada para un concierto que comprar un paraguas  ;)

miércoles, 8 de octubre de 2014

Viajar



Viajar es cambiarse de gafas, hacer de tu mente un sitio más amplio que entiende la diversidad de colores; sabores y razas, descubrir la belleza que se esconde en lo diferente, enriquecerte por dentro, escapar del tedio que envuelve lo cotidiano.
Comprender que el mundo es un lugar con infinitas posibilidades y sentirte vivo al recorrerlo.

Aprender sin estudiar y no olvidarlo, sentirse en casa a miles de kilómetros, crecer, coger experiencia, inquietarse. Encontrarse curioso, aventurero, tolerante, libre, pleno...

"Solo viajar es vivir, al igual que, al contrario, la vida es viajar" Jean Paul


lunes, 6 de octubre de 2014

OCTUBRE


Entretiempo según Clarilou
Septiembre es un mes de adaptación, de recuperar costumbres. Todo pasa. Todo llega. Llega Octubre, un nuevo mes con nuevos planes y descubrimientos. Ahí van algunas ideas:

Leer es siempre una buena opción. Mi mesita de noche está ocupada por Diario de invierno de Paul Auster y en mi lista de lecturas pendientes un libro de poesía: Mi chica revolucionaria de Diego Ojeda para subrayar frases bonitas en las noches de insomnio.


El placer de comer. Este fin de semana he disfrutado de la comida destacando el glorioso pisto que comí en Musicarte (Salamanca).
Otro restaurante que tengo muchas ganas de probar es El galleta. Es un bar relativamente nuevo que han abierto en Madrid. El dueño es de la familia Fontaneda y el restaurante está decorado con objetos relacionados con la fábrica que durante años dio a Aguilar ese olor tan característico. Cuando sea viejecita seguiré relacionando ese olor con mi niñez. Con los años más felices de mi vida.

Bar Galleta

Sobre el cine he de decir que he disfrutado de lo clásico. Vi por primera vez Casablanca, Memorias de África y Cuando Harry encontró a Sally, esta última me pareció ligera, cierta y preciosa.
En pendientes tengo Un viaje de diez metros.

*Tienes que ver El exótico hotel Marigold. Alguien que me conoce muy bien me dijo que viera esta peli porque me iba a encantar. Acertó de pleno.

Cuando Harry encontró a Sally

Viajar. El viernes me voy a descubrir Lisboa y seguro que vuelvo con muchas cosas que contar. También creo en la importancia de desconectar, de apagar la mente un rato. Me escaparé un finde a Santander para cambiar de aires, pasear, pegarme largas siestas de sofá, salir a cenar, desayunar en sitios como el de esta foto y volver con las pilas cargadas.
*Las fotos más bonitas de la ciudad de Santander las hace el EltomavistasdeSantander y las comparte cada día en su página de Facebook.

La cocina si no es en primera persona mejor. Imitando a Courtney  mi amiga Ana me hizo estos espaguetis un viernes al mediodía.


Planes diferentes como hacer una brunch con mis compañeras de piso, que traducido es pegarnos una comilona de comida-merienda-cena con zumo de naranja; tortillas francesas; jamón y bizcocho.
Desperezarte los domingos y saltar de la cama para comprar flores, ir de compras a primeros de mes, autorreglarme El año más feliz de mi vida en treinta fotos polaroid. Es un regalazo que yo compre aquí. Y hablando de regalos lee lo que opina My little pleaschhures sobre regalar sin venir a cuento.
Disfrutar de cada cosa y en todo momento. Ese es el truco.


viernes, 3 de octubre de 2014

El estilo de Jane Birkin






Cantante, actriz. It girl . Una combinación de lo sexy y  lo inocente.  De origen inglés y encanto francés.  Pelo lacio, eterno flequillo, rostro dulce y cuerpo delgado.

Si hay algo que la caracteriza es la naturalidad y sencillez. Su estilo, su forma de andar, de cantar, de vivir en definitiva.

Su vida sentimiental estuvo marcada por tres hombres. John Barry, Jacques Doillon y Serge Gainsbourg, con el que grabo El famoso Je t´aime moi non plus con el que consiguió escandalizar a medio mundo. A raíz de aquellos matrimonios nacieron sus tres hijas.

Shorts y minivestidos con los que lucía sus largas piernas. Bailarinas, botas altas e incluso pies descalzos en sus veranos en Saint- Tropez.
Pantalones acampanados de cintura alta, camisetas de algodón, abrigos de pelo y su inseparable cesta de mimbre colgada del brazo que años más tarde fue reemplazada por el bolso de la casa Hermès que lleva su apellido.

Un estilo atemporal y elegante. Ese “noseque” que todas queremos y pocas consiguen. 



Definitivamente se puede ser la persona más elegante del mundo con una camiseta blanca y pantalón vaquero. 


miércoles, 1 de octubre de 2014

Desconectar




De vez en cuando necesitamos desconectar, salir de nuestra rutina (aunque sea buena), cambiar de aires, andar por calles distintas, estar con gente diferente y olvidarnos de nuestros quehaceres por un rato.

Para mi la mejor forma de desconectar es pasar un finde en Aguilar. Reencontrarme con mis amigas, desayunar leche con galletas y tomarme unas cañas mientras hablo esas novedades que no se cuentan por whatsapp. 
Ver la exposición de pintura al aire libre que hay en la biblioteca, pasar tiempo con mi madre, ir a Viarce; una tienda donde todo es bonito, salir a correr al pantano ¡Qué afortunada me siento viendo estas vistas! y no cuando corro en la cinta del gimnasio.

Volver a Salamanca feliz, despejada y renovada con galletas de Gullón y verduras de la huerta, de esas que tanto les gusta a mis eco-compañeras de piso.

Desconectar es planear un viaje a Segovia para comer cochinillo  y acabar en Ávila recorriendo la enorme muralla. Probar las yemas de Santa Teresa (para mi fueron demasiado empalagosas, era como masticar azúcar) , ver la catedral, alargar el verano de terraza en terraza y descubrir bares tan monos como Alavirulé. Probar las patatas revolconas pero no el chuletón. ¡Ya tengo una excusa para volver!

Alavirulé (Ávila)
Desconectar es darte una tregua, encontrar tiempo a ti misma, no se trata de viajar basta con apagar la mente un rato.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...